Mantenimiento de los tapizados.

Mantenimiento general

La mayoría de los tapizados requieren únicamente un aspirado regular o, en caso de manchas concretas, limpieza con espuma seca. Las pieles deben limpiarse con una bayeta húmeda o con productos específicos para la limpieza de pieles.

 

No todas las telas son iguales, por lo que el mantenimiento de cada una de las colecciones disponibles en el Catálogo de Acabados Europeos Haworth presenta sus propias peculiaridades.

Consejos importantes:
SÍ:

  • Limpie regularmente las tapicerías.
  • Actúe rápidamente ante cualquier derrame de líquidos que se produzca sobre el tapizado.
  • Utilice los productos adecuados para limpiar cada tipo de mancha.

 

NO:  

  • Utilice lejía para limpiar los tapizados.
  • Utilice esponjas o bayetas abrasivas.
  • Permita que el agua llegue a empapar las espumas bajo el tapizado.

 

Limpieza de manchas

  • Bebidas:
    Pase sobre la mancha una bayeta humedecida en vinagre blanco diluido y aclare con agua. Para bebidas alcohólicas utilice una mezcla de 2/3 de alcohol de quemar y 1/3 de vinagre.
  • Bolígrafo, pegamento, pinturas y barnices, alquitrán, grasa y otros productos químicos:
    Utilice un trapo impregnado de alcohol de quemar. No fumar. Ventilar la habitación.
  • Chicle:
    Utilice un spray congelante específico para chicle (o un cubo de hielo).
  • Cera:
    Raspe la capa superior una vez que la cera esté dura. A continuación pase una plancha a media temperatura, situando papel secante entre ésta y el tapizado, para absorber los restos.
  • Tinta de pluma:
    Frote suavemente la mancha con un trapo húmedo para absorber la tinta. A continuación utilice una bayeta con jabón y álcali y enjuague. Tenga especial cuidado con aquellos tejidos que contengan acrílico, poliamida, y polipropileno.
  • Óxido:
    Utilice un producto específico para retirar manchas de óxido y a continuación enjuague.